CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 30 de diciembre de 2008

Poeta amigo, día dos.


Tengo un amigo perdido a la deriva, que apenas se mantiene a flote en el mar de sus propias lágrimas. Tengo un amigo que al despertar, solo quiere deformar el espejo en el que se mira cada mañana, sin saber quien es la persona que observa. Tengo un amigo que tiene un alma tan inmensa que todo el amor del mundo no sería capaz de llenar. Tengo un amigo que aún no sabe que el amor empieza en uno mismo, que por no saberlo se etiqueta a cada instante como el malo de sus películas. Tengo un amigo que sueña con ser capaz de luchar contra sí mismo y arrancarse a tiras la piel que cada vez soporta menos. Tengo un amigo que se alimenta de amor y al que enloquece el desconsuelo alrededor de su ser. Tengo un amigo que se abandona cuando deja volando el hogar de su cordura, cuando cree vivir como el Hyde que tanto dolor le causa. Tengo un amigo que aún no sabe que es bueno, que no lo sabrá si no detiene sus pasos, si no deja de mover ese espejo, si no termina matando al monstruo que habita en su miedo.


3 comentarios:

yomepregunto dijo...

Muchas gracias por tu deseo!

Realmente yo tambien espero que este nuevo año que comienza venga lleno de cosas buenas y momentos que te hagan sentir a pleno.

Todos los augurios para el 2009!

saludos!
atte.
yomepreguntoo

Páez dijo...

FELIZ AÑO 2009¡¡¡

La nostalgia nos acompaña casi siempre aunque a veces no es la mejor compañera. Dile a tu amigo que llore, que llore todo lo que necesite pero que ya toque fondo para resurgir cual Ave Fénix, y que las lágrimas sean ahora de felicidad. Es difícil y duro, pero es posible. Hay que creer en uno mismo y saber que cada paso que das aunque no sea muy certero si es el correcto.

Mucho ánimo y un cordial abrazo.

Poeta Sinverguenza dijo...

Estimado YO y si realmente no fueras tu quien creo que soy?
No consigo alcanzar el rumbo, pero lo peor es que no sé ni donde está.
No lo veria ni topando con el el. Soy como un pobre ciego que no sabe a donde va, me siento tan lejos de lo justo, de lo bueno, de lo normal... Estoy cansado de mi.